Javier Mateo visitaba este lunes las obras de adecentamiento y dignificación del ‘Patio 31’ en el cementerio municipal, una actuación mediante la que se están mejorando los espacios en los que se encuentran enterrados en fosas comunes los restos de 220 personas fusiladas a manos del régimen franquista.

El ‘Patio 31’ es el más grande de los que quedan y donde hay 220 personas que fueron masacradas, fusiladas y asesinadas durante varios años a partir de 1936 hasta 1942. Según Mateo, “tenemos perfecto conocimiento de sus nombres, el día que fueron enterradas, y sobre todo del corto viaje que hicieron, desde que fueron fusiladas hasta que fueron enterradas”, puesto que este era el patio indicado para ello.