Eva Jimenez: “La instalación ha sido más complicada de lo inicialmente previsto, debido a los materiales de la antigua red de abastecimiento de la zona, por lo que puesta en marcha se ha hecho de forma gradual”

La Concejalía de Servicios Públicos y Sostenibilidad pone en marcha el bombeo de la calle Tarpeya, lo que redundará en una mayor presión y caudal de agua en las viviendas de los vecinos afectados por esta situación. La nueva instalación también mejorará necesariamente el suministro de la zona alta del barrio de Santa María de Benquerencia, dando respuesta a esta demanda vecinal.

La instalación ha sido “más complicada de lo inicialmente previsto”, tal y como ha mantenido la concejala del área Eva Jiménez, que ha aludido a la antigua red de abastecimiento de la zona, fabricada con materiales adaptados para soportar una menor presión por lo que la puesta en marcha del equipo de impulsión ha tenido que ser “gradual”.

El presupuesto del proyecto asciende a 203.065 euros y ha incluido un equipo de impulsión para mejorar las presiones existentes y dos bombas sumergibles, instaladas dentro de una campana de aspiración con una tercera posición libre en previsión de una futura ampliación de la instalación. También se ha acometido la instalación de caudalímetros y sensores necesarios así como la integración de la instalación en el sistema de telecontrol de la ciudad.