“El resquemor, la desconfianza y las dudas que ofrece la gestión de la actual dirección del consorcio, son suficientes para que nos replanteemos que la cuestión siga así.”

“El Consorcio debe ser un aliado de la ciudadanía de Toledo y, especialmente de los vecinos y la vecinas del casco.”

El portavoz de Ganemos Toledo, Javier Mateo, reitera su compromiso con la transparencia anunciando la presentación de un escrito ante el gerente del Consorcio de Toledo para solicitarle, una vez más, la publicación de la gestión de los proyectos que subvenciona y, concretamente, en relación al convenio con los propietarios del inmueble de la calle Menores 12. “El resquemor, la desconfianza y las dudas que ofrece la gestión de la actual dirección del consorcio, son suficientes para que nos replanteemos que la cuestión siga así”.

Mateo bromeaba sobre el anuncio con el que se promociona la venta de dicho inmueble cuyo objetivo inicial, según los medios de comunicación, era convertirse en “apartamentos para estudiantes, pero finalmente no ha sido así”. “Si eso lo pone en el convenio, que no lo sabemos porque no hemos conseguido verlo ni está publicado en la web del Consorcio, habría un incumplimiento ya que se debe recoger la finalidad a la que se destinan las viviendas”, añadía Mateo.

El edil ha recordado que “por el módico precio de 900 mil euros y, tras recibir ayudas públicas” para la rehabilitación del edificio, por lo que parece, será utilizado como apartamentos turísticos. “Esos convenios deben ser públicos y transparentes, y debe quedar perfectamente clara la finalidad de esas viviendas”, planteaba Mateo quien, con estas medidas, tiene como objeto “mejorar la eficacia del Consorcio”.

“Para nosotros el Consorcio de Toledo es una herramienta fundamental ya que la rehabilitación del patrimonio, vivienda y espacio públicos, es absolutamente necesaria en una ciudad con un casco histórico como Toledo”, añadía el portavoz del grupo municipal.

Ganemos busca así explicaciones, conocer los detalles del convenio y “medidas de inspección y fiscalización de las obras que se ponen en marcha” para evitar que la finalidad del Consorcio sea “financiar con dinero público la especulación de edificios”. “Da la sensación de que los convenios son la puerta de atrás de las ayudas para la rehabilitación”, comentaba Mateo quien ha asegurado que busca crear un Consorcio “aliado de la ciudadanía de Toledo y, especialmente de los vecinos y la vecinas del casco.”

Javier Mateo también hacía referencia al proyecto de la calle Aljibillos, en el que el Consorcio otorgó una subvención que terminó utilizándose para apartamentos turísticos en lugar de financiar viviendas residenciales, como tiene encomendado. “Con la polémica de la calle Aljibillos, el gerente del Consorcio se permitió el lujo de decir, que a él le daba igual para que se destinaran las viviendas”. La propiedad del edificio de la calle Menores 12 firmó un convenio de rehabilitación con el Consorcio de Toledo en el año 2015 y, tras las obras que terminan en el año 2016, permanece cerrado.