La labor de las y los educadores sociales es imprescindible para avanzar en favor de una sociedad más justa e igualitaria, un colectivo que sigue demandando el correcto reconocimiento profesional que merecen.