Las alegaciones empiezan por cuestionar la propia declaración de Proyecto de Singular Interés aprobado por la Junta.

Aseguran que cercena las competencia municipales,” incluso para saltarse a la torera nuestras propias normas urbanísticas”

El portavoz de Ganemos Toledo Javier Mateo que compareció en rueda de prensa junto a la concejala Eva Jiménez para informar de las alegaciones que Ganemos Toledo presentará al procedimiento de Singular Interés que está tramitando la Junta de Comunidades para la instalación en Toledo del parque temático Puy du Fou.

Mateo anunció la presentación por parte de su grupo municipal de 20 alegaciones y 10 propuestas de modificación al proyecto que dijo, “se articulan en torno a seis ejes”, y que justificó en la necesidad de actuar “con seriedad y rigor ante un proyecto de esta envergadura“, para prevenir los impactos que tendrá en la ciudad, “algunos de los cuales pueden no ser tan positivos como nos quieren presentar”, en este sentido reclamó del Gobierno Local una actitud, “rigurosa y exigente cuando se presentan proyectos de calado en la ciudad como este”, razón por la que aseguró, “desde Ganemos hemos decidido presentar estas alegaciones”. Las mismas se suman a las inactivas anunciadas por otros colectivos como Comisiones Obreras, Ecologistas en Acción, Izquierda Unida o la Real Academia de Bellas Artes y Ciencias Históricas de Toledo y otros colectivos, apuntó.

El portavoz de Ganemos además adelantó que sus representantes en la Junta de Gobierno Local que se reúne hoy rechazarán el informe preceptivo que tendrá que aprobar ese órgano y que el Ayuntamiento de Toledo tiene que presentar en la fase de tramitación del PSI. El informe, aseguró, “recoge una serie de consideraciones técnicas al proyecto y se pretende aprobar sin exigir al promotor la modificación”, desde Ganemos se plantea “que se reelabore el proyecto para atender a las exigencias que los técnicos municipales han expresado” por lo que anunció su rechazo y que harán constar su postura contraria a esta decisión.

 

Alegaciones

Una de las principales preocupaciones de Ganemos tiene relación con el propio procedimiento de Proyecto de Singular Interés puesto en marcha por la Junta, que aseguran no está justificado y busca hacer un regate a los impedimentos legales, urbanísticos y medioambientales entre otros, “además de hurtar de toda capacidad de decisión e intervención al Ayuntamiento”, Mateo no dudó en calificar de injusto para la ciudad de Toledo la elección del procedimiento de singular interés ya que “cercena nuestras competencias y permite incluso saltarse a la torera nuestras propias normas urbanísticas”.

Otra de las principales líneas argumentales de las alegaciones gira en torno al modelo de desarrollo, crecimiento y de empleo, en las alegaciones se pone en duda, “la justificación de especial interés regional argumentada por la Junta”, Eva Jiménez que coordina la elaboración de estas alegaciones, recalcó que el modelo que propugna el proyecto, fomenta una apuesta por la precariedad con el uso intensivo de contratos temporales y estacionales o cíclicos, y por un sector, el turístico, ya suficientemente desarrollado, “fomenta el monocultivo basado en el turismo cuando la apuesta estratégica debería ser la diversificación productiva”, por lo que aseguran “este no es el modelo de empleo y desarrollo que necesitamos”.

Otro de bloques de alegaciones importantes que Jiménez detalló tiene que ver con los impactos medioambientales, de seguridad, culturales y turísticos que provocará el proyecto y que no están adecuadamente resueltos, “observamos deficiencias en el estudio de impacto ambiental”, y preocupan la afectación por contaminación de los suelos, del agua, repercusión sobre caminos, riesgos de incendio, ruidos que pueden afectar a una zona que tiene diferentes grados de protección, incluso la incidencia en restos arqueológicos existentes que el proyecto no aclara suficientemente.

Otro de los ejes que también se apuntan es la propia viabilidad económica del proyecto “algo que no nos queda claro por las propias aportaciones del promotor o sus plazos”, esto lleva además a plantear que ocurriría si el proyecto fracasa o no se culmina “y quien asumiría la reversión de la zona a su estado actual”, para lo que se tienen que exigir avales no contemplados en la actualidad, “no queremos otro Quixote Crea en suelo rustico”

Las alegaciones se completan con un conjunto de propuestas, entre ellas la retirada del PSI y del proyecto para su corrección, dadas las dudas de todo tipo que tanto el procedimiento como el proyecto presentan.